Foto: Angel Ballesteros 

Texto: Hibai Arbide

Kosovo es el país con la media de edad más joven de Europa: 30 años. El desempleo juvenil alcanza, según cifras oficiales, el 61 por ciento. No hay datos de Mitrovica norte, pues los serbios se niegan a formar parte del censo de la república de Kosovo y no facilitan ningún dato para las estadísticas oficiales. Pero es evidente que los municipios serbios son más pobres. A diferencia de los albaneses, no reciben ningún tipo de ayuda internacional.

Las ayudas internacionales en Kosovo darían para un extenso reportaje. Por un lado, están la OTAN, la misión de la UE en Kosovo (Eulex), las ONG financiadas por la Embajada de Estados Unidos y las agencias de la ONU (ACNUR y UNICEF). Por otro lado, las ONG de Arabia Saudí, Catar, Emiratos Árabes y Kuwait, que llegaron a reconstruir el país después de la guerra. Han edificado decenas de mezquitas nuevas y han importado el wahabismo y el salafismo, corrientes del islam que hasta entonces no existían en Kosovo. La cooperación exterior de Turquía también se centra en las mezquitas, pero prefiere reconstruir las antiguas, las erigidas durante el imperio otomano. En los Balcanes, tanto los países del golfo Pérsico como Turquía utilizan el islam con fines más políticos y comerciales que religiosos. Exactamente igual que Estados Unidos y la UE con las ONG a las que financian. El resultado es el Estado más paradójico del mundo. Un país de mayoría musulmana, pero de costumbres occidentales; situado en el corazón de Europa, pero satélite de Estados Unidos; teóricamente independiente, pero completamente aislado de Europa, que no permite que sus estados otorguen visado a los kosovares.

 

 

Kosovo declaró su independencia el 17 de febrero de 2008. Ciento nueve Estados la reconocen. España se mantiene firme en su negativa, junto a Serbia, Rusia y la mayoría de los países latinoamericanos. En realidad, Kosovo pasó de estar regida por Serbia a estar ocupada por la OTAN, que se desplegó en el país con el beneplácito de Naciones Unidas hasta 2008, y tras esto a ser un Estado dependiente de Estados Unidos. La OTAN tiene allí su mayor base militar en Europa. Estados Unidos está construyendo allí su mayor embajada en los Balcanes. Compró los 12.000 kilómetros cuadrados del terreno por un euro.

La clase política kosovar, liderada desde la posguerra por Hashim Thaçi, es la encarnación de la célebre frase que dice que la historia la escriben los vencedores. Thaçi era el líder del brazo político del Ejército de Liberación de Kosovo, una organización considerada terrorista hasta que la OTAN se alió con ella. Sobre Thaçi pesan acusaciones de corrupción, de vínculos con el tráfico de heroína y de haber ascendido en el ELK a base de eliminar físicamente a sus rivales. Carla del Ponte, exfiscal del Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia, ha señalado que hay pruebas de que Thaçi participó en el tráfico de órganos durante la guerra. Según ella, 300 personas capturadas en Kosovo fueron enviadas a Albania para que se les extrajeran los órganos. En Kosovo, excepto los serbios, no encontramos a nadie que se crea tales acusaciones.

Anterior
Siguiente

Pin It on Pinterest

Share This

Share this post with your friends!